Es 8 de marzo y tanto en América Latina como en Suecia conmemoramos el Día Internacional de las Mujeres. Denunciamos todas las formas de violencia hacia las mujeres. Desde maltratos psicológicos hasta feminicidio y violencia estatal: Basta ya!

Denunciamos la criminalización de la lucha popular. Las mujeres han estado, estan y estaran en la primera fila de la lucha por los derechos de la madre tierra y por la defensa de la comunidad.

Denunciamos la militarización como estrategia de control. Países como Honduras, Colombia, Venezuela y Brasil ven socavados sus intentos de democracia por parte del neocolonialismo y neoliberalismo comercial y en donde las mujeres ven mutilado su acceso a la participación y a una vida segura.

Denunciamos las políticas neoliberales de la Unión Europea que promueven un modelo extractivista y eurocéntrico que privatiza y mercantiliza los medios que garantizan el derecho a la educación, salud, tierra, agua y libertad.

Denunciamos un mercado que explota y precariza las condiciones de trabajo de las mujeres con largas jornadas de trabajo, bajos salarios y exposición a riesgos diversos; denunciamos la precarización del trabajo doméstico y de cuidados.

Honramos y apoyamos a todas las mujeres que a través de la historia (tanto lejana como cercana) han subido sus voces con firmeza para denunciar las opresiones del sistema patriarcal, capitalista, sexista y colonialista.

Honramos y apoyamos las luchas y resistencias de mujeres que globalizan la lucha desde sus localidades. Todas aquellas que desde el arte, la cocina, el cuento, el tejido y el andar redireccionan la historia para crear futuros solidarios, amorosos y justos.

Finalmente, este 8 de marzo, nos comprometemos  a indagar y reflexionar sobre nuestros privilegios y las estructuras de poder que nos sostienen y oprimen para contrarrestarlas. Nos rehusamos a perpetuar sistemas neocoloniales que racializan y explotan a mujeres de los países del sur.

Con fuerza, ternura y firmeza vamos de la mano construyendo esperanza!

Itza Orozco Svensson, presidenta Solidaridad Suecia – América Latina (SAL)

 

Fler artiklar du kanske gillar

Baserad på kategorin Opinion

Es hora de arrancar el sexismo desde sus raíces

Todas las mujeres de la junta directiva de Solidaridad Suecia-América Latina y muchos de nuestros socios están detrás de esta declaración de solidaridad del movimiento #metoo, que también se a publicado en Feministiskt perspektiv.

· Opinion