Noticia publicada por Elsa Persson. Diario Dagens Arena. 09-11-2018

CLIMA. Tanto bancos suecos como administradoras de fondos de pensiones suecas (AP-fonderna) invierten 350 millones de coronas en empresas sojeras y productoras de carne activas en el Amazonas. Solidaridad Suecia – América Latina critica el “diálogo”que las administradoras dicen tener con las empresas para acordar mejoras.

La elección del presidente Jair Bolsonaro en Brasil hizo florecer el futuro del Amazonas en la consciencia general. Bolsonaro expresó claramente que no le dará importancia a la problemática climática, por el contrario, su objetivo es continuar explotando el Amazonas.

Según el diario sueco D.N la amenaza a la economía crece al mismo ritmo que crece la demanda de producción de carne en el mercado mundial. La interacción entre la economía, la política e hidrológia implican un riesgo de cambio radical en la totalidad del ecosistema amazónico.

– El Amazonas, selva tropical, corre el riesgo de transformarse en sabana y en consecuencia perder el almacenamiento de dióxido de carbono. Nos topamos con el umbral de estabilidad climática, afirma en una entrevista con el D.N el Dr.Victor Galaz, investigador del Stockholm Resilience Center en la Universidad de Estocolmo.

Victor Galaz con cuatro colegas realizaron un estudio en el que registraron inversiones vinculadas a la selva amazónica y a los bósques de coníferas en Rusia y Canadá. El aumento de la temperatura y una agricultura más intensiva pueden causar sequía, incendios y por lo tanto liberación de dióxido de carbono, inclusive en estos bosques.

Algunos inversores financieros tienen especial responsabilidad en el futuro del cambio climático. En lo que a Suecia atañe están involucrados: la AMF pensionaförsäkring (una de las administradoras de fondos de pensiones), los fondos en los bancos Handelsbanken, SEB y Swedbank Robur. Las inversiones más grandes son las destinadas a actividades realizadas en los bosques de coníferas, especialmente en los de Rusia.
.
En cuanto al Amazonas los investigadores estudiaron a dos empresas internacionales relacionadas con el agronegocio de la soya y la industria de la carne: Bunge y Archer Daniels Midland. Por lo general este tipo de empresas no son dueñas de las tierras de cultivo. Las tierras son arrendadas y el cultivo se hace en territorio de selva talada.

Tanto los bancos suecos como las compañías de pensiones, entre ellas las administradoras de fondos de pensiones estatales públicas, tienen posesión en las empresas internacionales antes mencionadas. La administradora Tredje AP-fonden poseía a finales del año pasado 75 millones de coronas en acciones de empresas sojeras y de producción de carne en el Amazonas. El banco Handelsbanken y otras administradoras tienen inversiones millonarias en empresas similares.

El diario sueco Dagens Arena trató de contactar al Comité Ético de la administradora Tredje AP-fonden sin recibir retorno de comentario. John Howchin, secretaario general del Comité de Ética de las administradoras de fondos de pensiones suecas (AP-fondernas etikråd), manifestó en el diario D.N que “los fondos han estado comprometidos con las pautas actuales de las empresas y que continuarán dialgoando acerca de la deforestación”.

Annelie Andersson trabaja en Solidaridad Suecia – América Latina, organización que asume una postura crítica hacia las compañías que siguen siendo propietarias de empresas con actividades dudosas y que argumentan a favor del beneficio de intentar influenciar como propietarias en vez de retirarse.

– El problema es que sabemos muy poco sobre este diálogo. Él ( John Howchin, comment.ed.) se está refiriendo en este caso a la deforestación, pero nosotrxs ( Solidaridad Suecia – América Latina) no conocemos las exigencias que ponen las administradoras. Annelie Andersson afirma que la falta de transparencia dificulta una evaluación sobre el efecto del diálogo.

La minera canadiense Goldcorp es activa en la mina Marlin, en Guatemala, ya criticada durante años por violación a los DD.HH y destrucción medioambiental. El Comité de Ética de las administradoras de fondos de pensiones públicas, AP-fonderna, que trabaja para cuatro administradoras de fondos de pensiones, declaró sentirse muy orgulloso por sus logros en Marlin. Otra administradora, sjunde Ap-fonden, decide repentinamente retirar sus inversiones de Marlin a causa de la violación a los DD.HH, comenta Annelie Andersson.

Según Solidaridad Suecia – América Latina, la administradora de fondos de pensiones, Andra AP-fonderna, también tiene una inversión millonaria depositada en tierras brasileñas. Estas tierras son arrendadas para el cultivo de soya, entre otros. La actividad se desarrolla en un área natural muy vulnerable. Teniendo en cuenta el nuevo mandato político en Brasil, Annelie Andersson considera muy sensible el hecho de que las administradoras de fondos de pensiones continúen con su intención de expansiderse.

– Estas inversiones serán muy graves en el nuevo contexto político. Si ya es conocido el problema del acaparamiento de tierras con adulteración de títulos de propiedad puede ser dificultoso bajo el gobierno de Bolsonaro continuar expandiendo la actividad.

En este momento se está trabajando en el Parlamento con una nueva reglamentación para las administradoras. La votación será a fines de noviembre. Annelie Anderson ha estado activa en el llamado #schystapensioner (pensiones justas) para exigir que las nuevas reglas se apliquen en conformidad con las prácticas de sustentabilidad. Sin embargo, según Annelie, ahora no va a ser así ya que El Partido de Izquierda (Vänsterpartiet) es el único que añadió un cambio en la moción.

– Pensamos que la propuesta actual es mucho mejor a lo que tenemos hoy. De todas formas el objetivo de rentabilidad está por sobre el de sustentabilidad. Nosotrxs hubiésemos querido ver una reglamentación donde todas las inversiones de las compañías de pensiones estuviesen acordes con los compromisos internacionales en relación a los DD.HH, al problema medioambiental y climático.

Traducción. Silvia Ana González

Fler artiklar du kanske gillar

Baserad på kategorin Noticias

La campaña Vida sin veneno llama la atención sobre las consecuencias de los agrotóxicos

La producción alimentaria en América Latina usa agrotóxicos que perjudican el medio ambiente y la salud físico do los campesinos y trabajadores agrícolas. Suecia, como país importador de estos alimentos, tiene parte de la responsabilidad. Ya es tiempo para los suecos de tomar esa responsabilidad como consumidores, importadores y inversionistas, para poner un fin a eso.

· Noticias

«Se trata de reconocer que los Sami tienen derechos»

Los Sami, pueblo indígena en Suecia, están en vías de obtener el derecho exclusivo de caza menor silvestre y de pesca, algo que se espera que sea un paso adelante en el reconocimiento de los derechos de este pueblo indígena en el país. Pero la lucha por las instancias jurídicas es larga.

· Noticias

Un intercambio vital para una lucha sin fronteras

En las planicies nevadas del norte de Suecia, lejos del mar de soja transgénica que antaño fuera la exuberante selva guaraní, se encuentran Fanny Rölander y Nathaly Mejia hablando sobre sus experiencias como pasantes de Solidaridad Suecia-América Latina (SAL) en el campo paraguayo.

· Noticias

Cuando el derecho a la alimentación se pone a la venta

Para que toda la gente del mundo pueda alimentarse en el futuro es necesario un cambio global que nazca de los pequeños productores y de los consumidores. Esto lo dicen investigadores y pequeños productores de cuatro continentes que participaron en una conferencia organizada en Estocolmo durante la Semana de la Soberanía Alimentaria 2016.

· Noticias

“Somos parte de un movimiento europeo por la soberanía alimentaria”

Más de 500 productores a pequeña escala, consumidores y activistas se reunieron en Rumania durante el Segundo Foro Europeo por la Soberanía Alimentaria. SAL participó para establecer nuevos contactos y fortalecer su papel en el creciente Movimiento Nyéléni en Europa.

· Noticias

Ecocidio: la destrucción de un ecosistema como crimen internacional

¿Qué pasaría si la gente pudiera ser procesada por daños ambientales de la misma manera en que puede ser condenada por genocidio? Esa es la idea detrás de la propuesta formulada por la abogada Polly Higgins para incluir el ecocidio como crimen internacional en el Estatuto de Roma.

· Noticias